¡hola! he cambiado mi blog de plataforma y es posible que algunos artículos no muestren la imagen o espacios entre párrafos. Estoy trabajando en ello. sorry : )
ESTÁS VIENDO TODAS LAS ENTRADAS DE

Escribiendo

¿Cuánto se necesita para cambiar un paradigma? Hace tiempo estuve reflexionando sobre los grandes paradigmas a lo largo de los años y el precipicio que uno debe sentir cuando toda la vida ha creído en algo y de repente, un
¿Cuánto se necesita para cambiar un paradigma? Hace tiempo estuve reflexionando sobre los grandes paradigmas a lo largo de los años y el precipicio que uno debe sentir cuando toda la vida ha creído en algo y de repente, un
¿Te imaginas una nueva forma de hacer ejercicio, al aire libre, rodeado de naturaleza, sólo o en grupo y a escasos pasos de tu casa? Esto ya existe. Pero ¿quieres subirte al tren de mi hemisferio derecho para ver lo
¿Te imaginas una nueva forma de hacer ejercicio, al aire libre, rodeado de naturaleza, sólo o en grupo y a escasos pasos de tu casa? Esto ya existe. Pero ¿quieres subirte al tren de mi hemisferio derecho para ver lo
¿Dónde estaba yo cuando el mundo se creó? ¿Fui yo que nació con el mundo o el mundo nació conmigo?   Me lo pregunto con los ojos cerrados, como queriendo concentrarme en el recuerdo y he sentido un vértigo estomacal.
¿Dónde estaba yo cuando el mundo se creó? ¿Fui yo que nació con el mundo o el mundo nació conmigo?   Me lo pregunto con los ojos cerrados, como queriendo concentrarme en el recuerdo y he sentido un vértigo estomacal.
Bienvenidos a 2020. Han desaparecido todas las Redes Sociales. Sólo existe una, Egogram, y su evolución: HumanIN. Fruto de la mezcla de los vientos introspectivos de Oriente y los vientos científicos de Occidente dieron a luz este proyecto humanitario a
Bienvenidos a 2020. Han desaparecido todas las Redes Sociales. Sólo existe una, Egogram, y su evolución: HumanIN. Fruto de la mezcla de los vientos introspectivos de Oriente y los vientos científicos de Occidente dieron a luz este proyecto humanitario a
Si quieres enriquecerte, enriquece a otros. Enfrentando uno de mis puntos débiles, las finanzas personales, he cerrado los ojos y lo primero que se me ha venido a la mente ha sido el recuerdo de un día en una clase
Si quieres enriquecerte, enriquece a otros. Enfrentando uno de mis puntos débiles, las finanzas personales, he cerrado los ojos y lo primero que se me ha venido a la mente ha sido el recuerdo de un día en una clase
Un Nuevo Mundo en la Educación. Me dejas un Domingo por la tarde libre divagando sobre la Educación y esto es lo que ha salido. PLAZAS Y BIBLIOTECASHoy me he despertado de la siesta y los colegios y universidades habían
Un Nuevo Mundo en la Educación. Me dejas un Domingo por la tarde libre divagando sobre la Educación y esto es lo que ha salido. PLAZAS Y BIBLIOTECASHoy me he despertado de la siesta y los colegios y universidades habían
¡Tachán! Uno de mis primeros retos para atreverme a escribir, del taller “Atrévete a escribir” con Alberto Cubero. En el ejercicio de hoy teníamos que escribir un relato. Una vez acabado, debíamos cortar en un punto cualquiera y continuar el
¡Tachán! Uno de mis primeros retos para atreverme a escribir, del taller “Atrévete a escribir” con Alberto Cubero. En el ejercicio de hoy teníamos que escribir un relato. Una vez acabado, debíamos cortar en un punto cualquiera y continuar el
El norte de Valladolid esconde un pequeño pueblo llamado Ñañetes. El primer día de cada otoño celebran una de las tradiciones más conocidas en el mundo: “El Día de los Calvos”. ¿Realidad o ficción? Se dice que todo comenzó en
El norte de Valladolid esconde un pequeño pueblo llamado Ñañetes. El primer día de cada otoño celebran una de las tradiciones más conocidas en el mundo: “El Día de los Calvos”. ¿Realidad o ficción? Se dice que todo comenzó en
Son cuentos de viejas. Son cuentos de reviejas. De las que guardan mondas de mandarinas en el mandil. Manos pálidas, finas y arrugadas. Manos sabias que huelen a naranjas. Ríen con huecos entre los dientes, como entre sus palabras, pero
Son cuentos de viejas. Son cuentos de reviejas. De las que guardan mondas de mandarinas en el mandil. Manos pálidas, finas y arrugadas. Manos sabias que huelen a naranjas. Ríen con huecos entre los dientes, como entre sus palabras, pero